El Paramecio Indomable

Saber ecléctico y rebelde

Archive for the ‘Literatura’ Category

Toda palabra tiene su eufonía

La Cabeza del Dragón

Posted by kryser en Domingo, 10 septiembre (06)

A causa de un insomnio provocado por ciertas “bioarritmias” en mi vida vacacional actual, he aprovechado para empezar a leer El código Da Vinci… Es broma! Bueno… tenía una versión para móvil en java que de la que hoy leí el prefacio, y la pésima utilización de figuras estilísticas acompañado de un intento fallido de intriga Christiense me avisó claramente lo que debía hacer: apagar el móvil y cojer un libro de Valle Inclán.

Resulta que encontré Tablado de marionetas para educación de príncipes. Esta obra aúna tres piececitas de teatro de fácil lectura y para cualquier edad, de las cuales he gratificado mi espíritu con Farsa Infantil de la Cabeza del dragón. Pertenece al ciclo de farsas donde un incipiente esperpento se mezcla con sentimentalismo amoroso
Con un estilo teatral más dinámico de lo que parece a primeras, observamos una bonita historia de duendes, princesas, príncipes despechados y cómo no, un dragón. Por medio de frecuentes anacronismos intencionados por el autor, que presentan una clara sátira social y política, Valle nos ubica su obra en un marco posterior al que pertenecería naturalmente; del estilo de caballerías, claramente indicado por los nombres de los personajes. La burla proveniente de los anacronismos se complementa con las intervenciones grotescas, ásperas y por supesto esperpénticas , tan típicas del autor Gallego: en España, donde nadie come, es la cosa más dificl el ser gracioso. Sólo en el congreso hacen allí gracia las payasadas. Sin duda porque los padres de la patria comen en todas partes.
No se olvida cierta expresividad y evasionismo creativo, deleitándose al formar frases de gran moraleja y romanticismo acaramelado en la boca de la princesa: que se cumpla mi destino de flor que deshoja el viento;

En las 6 escenas de la que consta la obrita, Valle inclán reitera la expresividad y teatralización la que nos tiene acostumbrado a la hora de acotar las escenas, tanta es su versalización como la imposibilidad de su realización en una sala teatral, como la inclusión de animales o dragones. Es el tiempo lineal y la sucesión de los hechos clásica, donde el primer acto condiciona todos los demás.

Difiere del Típico cuento de hadas en la casualidades que gobiernan el transcurso de la obra y la nula intencionalidad en los hechos de los personajes, exceptuando al plan que el príncipe Verdemar urde para enamorar a su princesa. El enamoramiento visual choca con la lucha del Príncipe contra las normas sociales, la burocracia y las galletas rellenas de chocolate (este era el de Beckelair, jeje) . Así mismo, desconfiante del poder, Valle ensalza la magia y la inteligencia del duende en frente al poder desenfrenado de los reyes.

Vaya, que no está mal, es interesante, rápida, y de fácil lectura. Me han encantado alguna intervención de la princesa, las acotaciones y las sátiras sociales de las clases medias y bajas

Posted in Arte, Literatura | Leave a Comment »

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.